Cinco años, vaya que de otra manera

Este post anual, al año escribo alguno más, jeje, pero me refiero al post que te dedico anualmente aita, cada aniversario que dejaste de estar físicamente entre nosotros se ha convertido finalmente en un termómetro de mi mismo, y es que si inicialmente el sentimiento es de pena y tristeza, creo que bastante rápidamente, casi siguiendo una función exponencial pasa a un sentimiento de añoranza positiva.

Digo de forma casi exponencial porque desde un inicio valoré lo positivo de haber tenido un aita de calidad durante 28 años, y de que con la pena a ningún sitio se va. Durante estos años he ido valorando todo lo que nos dejaste, y no me refiero a lo físico o material, incluso lo que dejaste a tantas personas que en la vida voy encontrándome.

El año pasado hablé de Dale Carnegie de lo absurdo de la preocupación, y este año incluso he visto alguna película como Ahora o nunca, que recuerdan perfectamente el mensaje que hemos ido interiorizando y creo que incluso exteriorizando los valores de todo esto, no preocuparse, valorar lo que se tiene y no esperar a no tenerlo para valorarlo. Como dice el gran Mikel, se dice rápido pero lo difícil es llevarlo a cabo.

Creo que lo hemos conseguido, hoy toca casualidades de la vida y para hacer todavía esto más “termómetro” acompañar a personas que acaban de perder a una persona querida. Llevo tu experiencia, tus valores y tu recuerdo, se lo intentaré pasar.

Dejo los artículos del resto de años:

Primer aniversario.

Segundo aniversario.

Tercer aniversario.

Cuarto aniversario.

6 pensamientos en “Cinco años, vaya que de otra manera

  1. iker

    Grande Galder,
    Tus comentarios y grandeza moral ayudan a valorar cada momento que pasamos con nuestros seres queridos, los que hagamos lo que hagamos nos siguen esperando con los brazos abiertos…con amor.
    Besarkada handi bat eta jarraitu zure aitak zuri erakutsitako baloreak zabaltzen!!

  2. Pingback: Tweets that mention Cinco años, vaya que de otra manera -- Topsy.com

  3. Pingback: Seis años, añoranza positiva

  4. Pingback: Siete años, "no podrás parar las olas, pero puedes aprender a hacer surf"

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *