Cuatro años, de otra manera

Hoy hace cuatro años ya que te fuiste, y como año tras año paso unos días imaginando qué decir, y es que me vienen muchos sentimientos a la cabeza, y no sé cómo plasmarlos adecuadamente y si a mucha gente le interesarán, y por lo tanto deben quedar entre nosotros y nuestra familia o amigos, pero sé que habrá personas deseando leerlo, y alguno seguro que con el F5 bajo el dedo 😉 así que aquí estoy.

Poco puedo aportar nuevo la verdad, estaba leyendo con Cris lo que plasmé años atrás, el año pasado, hace dos años, hace tres y la verdad es que creo que he ido interiorizando el mensaje, pasando de la entereza inicial a la pena, y poco a poco, más pronto que tarde pasando a la alegría de haber compartido tantos años, intentando vivir con lo aprendido, algunas de esas cosas, aprendidas quizás pelín tarde, aunque nunca es tarde si la dicha es buena, ya sabes.

Durante este último año, he seguido encontrándome con gente en la vida que te conocía, casualidades, o “señales” que a veces digo yo ;-), y que decir tiene que en todos los sitios guardan un buen recuerdo y somos bien recibidos por ser “los hijos de Iñaki”.

Hace unos años encontré en casa un libro, el título parecía interesante, y me lo llevé, pero ya sabes que a veces cuesta tiempo coger buenos hábitos y hasta el pesado verano no le inqué el diente. Era un libro bastante antiguo, con las hojas ya pelín amarillentas. Le pregunté a ama si ese libro era suyo, y me dijo que no, que no lo era ni le sonaba. Hace poco me llamó un amigo tuyo, tú ya sabes quién, un muy buen amigo, y estuve en su casa. Le pregunté por el autor y a él le sonaba, aunque no había leído el libro, lo que me confirmó que probablemente fue tuyo. Gran regalo el leerlo; no me creerás si te digo que he ido haciendo de comercial del libro, y diciendo que incluso después de estos años nos sigues dando regalos, 😉 Dirán, este Galder está pirado 😉

El libro se llama Cómo suprimir las preocupaciones y disfrutar de la vida, descargable en la red por cierto, quizás un título un poco a priori digamos atrevido, de un tal Dale Carnegie. Cuando leo un libro intento conocer al autor, saber de él, de otros de sus libros, y sorprendentemente Dale nació hace más de 120 años, y el libro fue escrito hace 60 años, pero el mensaje es realmente actual. En él encontré a muchas personas, también a tí y a mí, y venía a corroborar lo que todos sabemos, pero que cuesta tanto hacer; la preocupación es una mala compañera, y hay que dejar de preocuparse para ocuparse de lo realmente importante. Hoy voy  a hacer eso, como lo hago habitualmente, estoy contento por haber aprendido tanto de tí, y me regocijo en ello, no en los años que no pudimos estar, y espero que aquel que lea esto haga lo mismo.

Gero arte, aita!

7 pensamientos en “Cuatro años, de otra manera

  1. Mikel García Maiza

    Le sigues echando de menos eh, pero creo que lo que más echas de menos es no haberle dicho en vida todo lo que ahora escribes, es más creo que como a mí te resulta mucho más fácil escribir aquello que sientes y eso a toro pasado duele. Cuando he leído tu mensaje he recordado a mi aita, gracias Galder, muchísimas gracias por recordármelo.

  2. dicky

    Aupa Galder, aunque últimamente nos vemos de pascuas a ramos ya sabes que el hilo no se rompe. Aprovecho para mandarte un abrazo.

    El otro día me ocurrió algo que me hace pensar que las personas que nos han dejado siguen buscando las “estrategias” para seguir de alguna manera con nosotros.

    Dicen que mientras haya alguien que te recuerda no te diluyes en el vacío de lo olvidado. Así lo creo.

    Y te cuento.Estaba en la casa donde “él” habitó. Me pidieron ayuda porque había una avería electrica en la cocina. Tuvimos que picar el techo de escayola para llegar hasta donde presumía que estaba el cajetín con las conexiones. Y al llegar allí un papel se deslizó y con su letra,leímos lo siguiente: “Cuidado! el cable marrón es el de tierra, no conectarlo a potencia”. Nos dio a todos un vuelco. Ese mensaje escrito hacía más de quince años nos trajo su letra y casi su voz. Le vimos escribiendo pacientemente una advertencia lanzada hacia el futuro que, en ese momento, nos llegaba a los que le recordamos cada día.

    besarkada bat

  3. Fernan

    Estas entradas sean posiblemente las más difíciles de escribir, pero a la vez aquellas de las que más ganas tienes por lo que significan.

    Los recuerdos son también como el libro que citas, tienen vigencia y permanecen ahí por mucho que pase el tiempo. Y esa sí como debe ser.

    Un abrazo pillador!

  4. Alex Alba

    aupa crack
    igual algun dia tendrias que ser tu el que escribiera un libro. lo digo de verdad. un abrazo

  5. joseba

    Saludos Galder !!

    Supongo que con el post recuerdas a alguien querido para tí..

    Pues no… no es ninguna bobada decir que el recuerdo es una forma de reencuentro.

  6. iker

    Galtxor! qué bonito lo que has escrito… sin palabras, de verdad.
    En breve tenemos ese encuentro de viejos amigos que tanto se ha hecho esperar. 1 muxu muy gordo para ti y para Lacris!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *